FUERA COMPLEJOS¡¡¡¡

Ese conjunto de sentimientos inconscientes que ejercen una influencia negativa sobre nuestra personalidad y que pueden incluso amargar nuestra existencia, los complejos..

Son emociones que si no se saben gestionar pueden influir muy negativamente en la relación con nosotros mismos y con los demás.

Tener complejos es normal. No somos perfectos  y, por eso mismo, de manera inconsciente siempre estamos comparándonos con otros.

Son respuestas irracionales que genera nuestro cerebro cuando nos sentimos diferentes a los demás.

Pero el problema comienza cuando sobredimensionamos los complejos y la idea que tenemos de nosotros mismos comienza a atormentarnos.

 

Los complejos, generalmente, se adquieren en la niñez, se asientan durante la adolescencia y, si no se corrigen, pueden acarrear serios problemas durante la etapa adulta.

Pueden tener un origen físico o emocional, pero casi siempre, muestran una imagen distorsionada de la realidad de uno mismo.

 

No todos vivimos atormentados, pero es raro encontrar a alguien que nunca se haya sentido acomplejado en la vida.

Todos en mayor o menor medida nos hemos  sentido asi,  pero no todos lo sabemos gestionar.
se-tu-mismo

ALGUNOS  COMPLEJOS QUE NOS PUEDEN ATORMENTAR:

Complejos físicos, las personas con este tipo de complejos suelen ser esclavas de su imagen. Se dejan llevar por los cánones de belleza que impone la sociedad y todos sus esfuerzos se concentran en alcanzar un objetivo: parecerse a los modelos que admiran

Personas con complejos psíquicos, se centran en preocupaciones sobre su capacidad intelectual, su personalidad o las dificultades que tienen para relacionarse con los demás. Se sienten menos inteligentes y se infravaloran.

Las personas con complejo social son aquellas que sienten vergüenza por su orígen social, su pasado o su situación laboral o económica. 

Hay complejos relacinados con el temor al fracaso y estar pendiente de la opinión de los demás de una forma exagerada.

complejos

Superar los complejos es una tarea que está en nuestras manos.

La clave para corregir esos pensamientos irracionales que los complejos provocan en nosotros está en querernos y aceptarnos tal y como somos.

Es un trabajo interior que pasa por minimizar nuestras inseguridades y potenciar nuestras virtudes, reforzando nuestra autoestima y disimulando nuestros defectos.

Todos tenemos defectos, solo que unos lo saben disimular mejor que otros.

 

Una vez oí decir:  Las faltas de la mujer a la que amo, con gusto las tapo yo… Me pareció una muestra de amor inmensa.

Pues apliquemos eso a nosotros mismos, disimulemos nuestras faltas y potenciemos nuestras virtudes que son muchas, seguro….

Si te gustó, comparte.