Seleccionar página

La mosca contemplativa.

En esta ocasión te voy a contar una fábula muy interesante para las personas que un día decidieron ser emprendedores o para las personas que que estan pensando en entrar a formar parte de ese colectivo, un emprendedor no se puede dormir….

LA FÁBULA DE LA MOSCA CONTEMPLATIVA

Había una vez una mosca llamada Alicia  a la que le gustaba volar mucho libremente hasta que un día vio un perro feo pero de aspecto cariñoso y por curiosidad se acercó a él.

La mosca fue descendiendo poco a poco delante de los ojos del perro hasta posarse en su nariz negra muy blandita, cómoda y un tanto húmeda. Entonces la mosca pensó: “estoy fenomenal aquí, voy a quedarme un ratito”.

la mosca contemplativa

En ese espacio de tiempo la mosca comenzó a contemplar a gente que paseaba alrededor de ese parque, los niños correteando, otros perros que iban con sus dueños, las hojas de los árboles que se movían con el viento, etc.

En esa fase contemplativa reflexionó sobre si su lugar en el mundo, su razón de ser, era vivir posada en la nariz del perro.

La reflexión no le duró mucho, porque instintivamente el perro dio un “cariñoso” lengüetazo pasándola por su nariz, y la mosca dijo: ¿quién ha apagado la luz?

El estado natural de la mosca es el movimiento, y existe una similitud  con el emprendedor.

Moraleja: el día que el emprendedor se para a mirarse el ombligo, su empresa se muere.

Si fuiste emprendedor, lo descubriste. 

Si has decidido ser Emprendedor debes saberlo.

Si ya  eres emprendedor lo sabes.

Si te gustó, comparte.