Seleccionar página

Un MECANISMO DE DEFENSA…

El miedo es un mecanismo innato de defensa, está dentro de nuestras emociones primarias.

Es una respuesta natural que se da sin que lo tengas que aprender y su objetivo es proteger al ser humano de los diferentes peligros a los que puede estar expuesto.

Este miedo innato se activa, por ejemplo, con grandes ruidos, dolor, desamparo,  a caerse de una gran altura, a ser devorado  por animales de gran tamaño, miedo a los insectos (cucaracha, abejas),… Este tipo de miedo lo podemos llamar logico o racional ya que está ahí de alguna forma para asegurar nuestra superviviencia.

MIEDO1   

También  existen los miedos psicológicos, imaginario o irracional. Este, el  psicológico, no tiene nada que ver con cualquier peligro real y puede adoptar diferentes formas: preocupación, ansiedad, nervios, tensión, temor, fobia, etc. El miedo psicológico siempre aparece cuando te enfocas en algo que podría ocurrir en un futuro o repetirse del pasado y no en lo que ya está ocurriendo en el presente.

La mejor estrategia que existe frente a los miedos de todo tipo es conocerte, así que conócete para vencer los que aun no comprendes, que aparecen cuando menos te lo esperas y que te impiden proseguir en el camino hacia aquello que tanto deseas.

Hay muchos tipos de miedo, sin embargo,  pueden ser clasificados según su profundidad dentro de nuestra mente en tres tipos básicos: externo, interno y subconsciente

 TIPO 1. Miedo Exterior. El más superficial.MIEDO2

En este tipo es una fuente externa la que provoca un temor interno pero que en realidad no deja de ser un nivel de ansiedad bastante manejable. Es posible que entre ellos estén los mismos miedos innatos de los que decíamos anteriormente. La persona que lo experimenta una sensación de temor, ansiedad o malestar cuando se enfrenta a una situación que tema. En este caso las fuentes del miedo son factores externos por lo que son fáciles de identificar, de esta manera es más fácil tomar conciencia y poder buscar una solución para superarlos.

Por ejemplo  las arañas o miedo a las alturas se encuentran entre la mayoría de fobias comunes y pertenece a este tipo.

 TIPO 2. Miedo Interior. Oculto con manifestaciones conscientes.

Este tipo  está estrechamente asociado con bajos niveles de autoestima o de confianza. Al igual que con el miedo externo, los factores desencadenantes provienen de una fuente externa que produce una emoción negativa. Este desencadenante produce reacciones internas y temores, que se manifiestan como duda o como un cuestionamiento de la capacidad que tiene uno mismo para realizar alguna tarea o acción. Muy a menudo, cuando la gente comienza a cuestionarse sus propias habilidades, lo que desencadena esto es el típico miedo al fracaso. Este tipo  a menudo impacta en nuestra habilidad para interactuar con nuestro entorno social.MIEDO3

Por ejemplo el miedo a hablar en público. Es  propio de la persona y que es consciente de ello.

TIPO 3. Miedo Subconsciente. Oculto y sus manifestaciones son inconscientes.

Este tipo  es producido por nuestras creencias y que sirven para protegerte en algún aspecto pero que a su vez está limitando nuestro potencial y en el peor de los casos puede acabar en un autosabotaje, ya que realizaremos acciones que nos perjudican. Este  está asociado también con el tipo de miedo interno en el sentido de que tenemos la tendencia a cuestionarnos nuestra propia capacidad para lograr algo.

La diferencia primordial radica en la profundidad, es decir en el miedo de tipo interno tú eres consciente de algo que haces que no te favorece y te das cuenta de esa conducta o de ese hábito, pero en el tipo de miedo subconsciente tú no eres consciente de lo que ocurre ya que  nace las creencias y muchas de nuestras creencias están ocultas. Como es algo que está oculto y muy cerca de nuestra identidad, creemos que somos así y la tendencia es dudar de nosotros mismos y hablar negativamente de nuestra persona y por eso aparece este tipo  tan limitante.

Por ejemplo no ser conscientes de que tenemos miedo a la soledad, por lo que sufrimos mucho cuando alguna persona tiene que marcharse o al romperse una relación de pareja.

Como siempre digo es importante identificar bien a qué le tienes miedo exactamente.Probablemente sea una mezcla de cosas: a fracasar, a no estar a la altura, a arrepentirte, a las críticas de los demás.

Pero si te centras en el  no saldrás de ahí nunca.

Ya he comentado varias veces que lo importante no es superarlo sino seguir adelante a pesar de él, porque  siempre estará ahí.

Irá cambiando de nombre según vayas avanzando pero ahí estará siempre a tu lado, por eso es fundamental no dejar que te paralice, tragarte los nervios y seguir adelante.

Si te gustó, comparte, ya sabes…