Siempre he pensado que estabamos protegidos por nuestro “papa” Estado.

Me cuesta trabajo asimilar que lo que para la gran mayoría de personas es un derecho, para un sector de la población, no lo es.

Proteger al emprendedor, debería ser una obligación de esta sociedad.

Pero no, no lo es, en estos años me he dado cuenta que no, que para nada es un sector protegido.

Estos años de crisis han hecho mella en los autoempleados. El negocio tradicional ha dejado situaciones verdaderamente ingratas e injustas.

Y suma y sigue, 

Yo me siento cabreada con el sistema, yo que lo he respetado y elogiado muchos años ahora me veo en verdadera desventaja. Aún me cuestra trabajo asimilarlo.

De no haber emprendido mi negocio online, ¿me dice alguien en qué situación me encontraría yo ahora?

Te invito a que dejes tus comentarios.

Mi firma