Seleccionar página


Paciencia, contigo y con todos…

La palabra paciencia  deriva directamente del término paz, de hecho si la descomponemos, podríamos decir que se trata de la “ciencia de la paz”.

Muchos piensan que la paciencia es aguantar cualquier adversidad sin decir nada, ¡¡NO!!. La paciencia implica mantener serenidad durante una espera, una situación poco agradable o ante ofensas.

Es la virtud de dejar ir con una actitud positiva, y de humildad, pero eso no significa “quedarse quieto” y “aguantar”  todo lo que nos echen.

Hemos aprendido a vivir acelerados, a un ritmo vertiginoso, queremos lograr nuestros objetivos ya, y si es posible, con el menor esfuerzo posible, sin embargo, los éxitos que más se disfrutan son aquellos a los que le ponemos toda nuestra pasión, trabajo, entusiasmo y esmero  para lograrlo.

El desarrollo de todo este proceso lleva su tiempo y necesitamos desarrollar una gran paciencia y ser perseverantes para conseguirlos.

paciencia2

¿Se te acabó la paciencia?

 ¿Ya no aguantas más?…

Tranquilo/a, la paciencia es un hábito que se puede recuperar, practicar y disfrutar, y es necesario que comiences cuanto antes, porque las decisiones tomadas desde la  impulsividad nos conduce al equívoco, reaccionamos con rapidez para atacar o defendernos, sin tener claro lo que queremos  lograr.

La paciencia, como todo hábito, requiere de un esfuerzo repetido y continuo, es cuestión de práctica. El día a día nos brinda muchas ocasiones para ejercitarla (en casa, de camino a casa, en el trabajo, de camino al trabajo, con los amigos, los jefes, los hijos y por supuesto, con nosotros mismos…)

¿Te has preguntado alguna vez si eres paciente contigo mismo, con lo que sientes o piensas, con lo que quieres o esperas de ti mismo?.

Al conseguir desarrollar tu paciencia serás más constante y sabrás centrarte en cosas importantes de tu vida diaria, disfrutarás de las recompensas que ésta ofrece en las relaciones de pareja, en los estudios, en el trabajo, en la búsqueda de trabajo, en relación a los recursos económicos etc.

Las personas que asimilan,  viven y practican  la paciencia afrontan mejor los problemas, son capaces de tomar decisiones, son más comprensivas y empáticas, actitudes necesarias para alcanzar el éxito y vivir con más salud… en definitiva, más felices.

paciencia4¿Cómo podemos trabajar nuestra paciencia?

Aquí tienes 8 tips que te van a ayudar:

 1.- Céntrate en el hoy: acepta el momento tal cual es y disfruta por pequeños que sean, los logros o el avance  que consigas. Un truco: actúa como si te estuvieran grabando.

 2.- Escucha atentamente:  Escucha con los cinco sentidos, como si tuvieras que repetir lo que te cuenta quien tienes en frente. A veces estamos más pendientes de responder que de escuchar. Tenemos dos oídos y una boca…

 3.- Entiende que no puedes controlar todo:  Tu eres responsable de tu propio comportamiento, actúa lo mejor que puedas. Si te equivocas o algo falla, acéptalo, aprende de esa situación y no te sientas frustrado por fenómenos fortuitos e imprevisibles,  por ejemplo por una tormenta, o por el comportamiento de otras personas.

 4.- Define un objetivo claro: tómate un poco de tiempo para pensar en tu propósito, ¿qué quieres y para qué?, divídelo en pequeños logros y traza un plan. Esta es una manera de disfrutar nuestras experiencias en lugar de ir corriendo contra tiempo para cumplir innumerables tareas. Recuérdate a ti mismo/a que las cosas llevan tiempo, con esto evitarás vivir con agobio, NO te exijas sin medida. Lo primero es tu salud. Lo primero eres tu.

5.- Menos Preocupación, mas  Ocupación:  olvídate de especular, metiendo ruido en tu cabeza con frases como…. ¿y si…? ¿Y qué pasará?, cuando llegue te ocupas de ello, mientras tanto ¿para qué preocuparse? el futuro aún no ha llegado.

6.- No te alteres por tonterías, hay situaciones en las que no merece la pena perder los nervios, son nimiedades que pueden sacarte de quicio. Enfoca en  lo que pienses que si que  te merece la pena gastar tu preciada energía o guardala  para ti mismo.

Si sientes como te vas  acelerando, puedes realizar 4 respiraciones cortas y 1 larga por la nariz y verás cómo te vas relajando.

 7.- Delega repaciencia3sponsabilidades a otras personas, reconsidera tu lista de tareas por hacer y comparte. Tendemos a perder la paciencia cuando estamos haciendo varias tareas al mismo tiempo o tenemos una agenda muy apretada.

 

8.- Pon un poco de humor en tu vida. El humor ayuda a contemplar la situación desde otro punto de vista, un punto de vista cómico, exagera, aunque sea disparatado, se trata de quitarle importancia para que puedas hacer con calma lo que esté en tu mano.

En toda circunstancia se debe aprender a esperar, sin dejar de trabajar por lo que se quiere a la vez.

Si aplicas en tu día a día estos tips,  podrás estar orgulloso/a  de tu paciencia, porque quien tiene paciencia es mas fuerte.

Y  valga simplemente  como recuerdo el significado de la palabra definida por wikipedia: 

La paciencia es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algo bien.

La paciencia es un rasgo de personalidad madura. Es la virtud de quienes saben sufrir y tolerar las contrariedades y adversidades con fortaleza y sin lamentarse. Esto hace que las personas que tienen paciencia sepan esperar con calma a que las cosas sucedan, ya que piensan que las cosas que no dependan estrictamente de uno, se les debe otorgar tiempo.

Si te gusto este post, compartelo. Gracias.

 

Guardar