Seleccionar página

Hay quien siempre se viste con una sonrisa….

Siempre me llamó la  atención el hecho de encontrarme  con personas que constantemente parecen estar “cargadas de buena vibraciones”. Siempre tienen una sonrisa en sus caras, sus ojos estan como iluminados, y no hablo de esas personas que sonríen como de mentira…

Hay personas que se dedican a estudiar el lenguaje no verbal y lo  usan a su favor, no, no hablo de eso…

sonrisasTodos podemos saber que la opinión sobre una persona se forma en el primer minuto de conocerla, sin que intervenga ni la lógica, ni la razón. Y la razón más obvia para que una persona sonría continuamente es que se encuentre en un estado de ánimo positivo en casi todos los momentos de su vida. Esto no es muy habitual, pero pasa…

Si profundizo y leo sobre el tema, descubro que, por ejemplo, en ocasiones, esto demuestra un síntoma de una excesiva búsqueda de aceptación, personas  que no se sienten capaces de despertar un mínimo de simpatía en los demás y terminan mostrándose como una lluvia de sonrisas a toda hora.

En otros casos, una sonrisa continua demuestra un problema psicológico; en muchas psicosis, la sonrisa continua  indica que alguien está “en otro mundo” donde le va de maravillas.

hipcritasonrisa

En otras ocasiones y no es menos preocupante o dañino, existen las personas que se muestran exageradamente felices y serviles por hipocresía. Las personas hipócritas normalmente empiezan siéndolo solo en un lugar en particular (por ejemplo, en el trabajo) o con una persona en particular. Pero la hipocresía corroe y esa persona inevitablemente termina comportándose hipócritamente con muchas personas y en muchos lugares.

El cuerpo tiene su propio lenguaje, es un idioma callado, instintivo, pero tan expresivo que comunica mucho más que las palabras porque existía antes de que el lenguaje hablado existiera. 

Las mujeres, como madres potenciales, nacemos  con una habilidad innata para percibir y descifrar señales no verbales.

La  percepción femenina no es accidente sino el resultado de una mayor actividad de áreas del cerebrointuición donde se establecen las intuiciones y las respuestas instintivas.

Como madres, como defensoras del hogar, las hembras necesitaban garantizar la supervivencia de su familia y, para ello, debían ser capaces de percibir las pequeñas modificaciones en la conducta de sus retoños, así como cualquier indicio de dolor, hambre, herida, agresión o depresión.

Una mujer sabe todo acerca de sus hijos: conoce a todos sus amigos, sabe cuáles son sus sueños, sus romances, sus temores más ocultos, lo que están pensando, cómo se sienten y lo que están tra­mando.

Es esa práctica, la que generación tras generación nos hace mucho mas intuitivas, mas observadoras…

Volviendo a las personas que siempre sonríen, te cuento mis impresiones:

Antes, mi  primera opinión, era siempre muy positiva. Al conocer a una persona así casi siempre sentía  una cierta simpatía. Se trata de personas que nunca te traen problemas, y con las que te lo pasas muy bien.

En ocasiones sí que puede llegar a ser un poco irritante que  no compartan nada de su vida ni de sus penas, pero en general el hecho de que lo que transmitan es mucho más positivo que negativo me hacia  buscar su compañía.

Pero en ocasiones  he pensado de forma negativa. Y es que he sentido una cierta desconfianza hacia esas personas. El hecho de que durante tiempo no muestren ninguna emoción negativa me hizo sospechar mucho de ellas. Observé  que,  parece ser que, a la vez,  tienen una cierta indiferencia hacia los problemas de los demás.

Así como nunca transmiten sentimientos negativos tampoco son personas que se preocupen demasiado por los sentimientos negativos de los demás. Es como si de alguna manera estuvieran recubiertos por un caparazón que consigue  que las penas les resbalen. 

Actualmente y tras pensar en esto, profundizando en lo que pienso de verdad, tengo otra opinión, que es positiva con matices.

En una ocasión, no hace mucho, tuve una conversación con alguien, se que pasaba una mala racha, era el momento adecuado para preguntarle. “¿No tienes ganas en ocasiones de contar como te sientes a alguien?” le pregunté de una manera bastante directa.

Él me miró, y me sonrió y me dijo: ” Hace bastante tiempo que aprendí que no es conveniente mostrar a las demás personas tus sentimientos negativos”.dosis

Eso me hizo pensar. Y me di cuenta de que en realidad esa personalidad no es fruto solamente de una personalidad positiva y bastante indiferente a los problemas de los demás. Hay detrás un esfuerzo consciente por no dejar salir de uno mismo nada que pueda ser considerado negativo. Asumir el  hecho de que nadie quiere escuchar las penas de los demás. 

Mi objetivo, pues,  para el futuro, es conseguir tener una personalidad solar, sonreir constantemente, con la disciplina suficiente para no transmitir energía negativa a los demás. No sirve para nada  contar cosas negativas, contar penas y…. si puedo elegir, mejor transmitir cosas positivas.

Sé que no va a ser fácil, que requiere entrenamiento y voluntad, pero voy a por ello. Eso sí, me propongo  no dejar de preocuparme nunca por los problemas de los demás.  

¿Es posible? .

Yo espero que sí.

Si puedes brindar tu sonrisa “sinceramente”, hazlo, a todos nos alegra el buen trato y la amabilidad.

Y si te gustó mi artículo, compartelo.