SURGE DE TU INTERIOR

¿SOMOS ESCLAVOS DEL TRABAJO?

NECESITAMOS LLEVAR A CABO

NUESTRA PROPIA REVOLUCIÓN INTERIOR

La forma en la que hemos concebido y vivido el trabajo desde  la revolución industrial, se ha quedado anticuada. Ha servido para una etapa histórica que ahora está tocando a su fin.

Muchas personas se sientan inseguras y con miedo  ante la inestabilidad existente.

Y otras se sienten frustradas en su creatividad y sus ganas de aportar, o se sienten agobiadas ante las presiones hacia la productividad y las ventas.

Muchas personas están tan desmotivadas que han caído,

inevitablemente, en el “despido interior”

(“vengo a cumplir hasta la hora de marcharme”).

Afortunadamente, existen ciertos planteamientos, creencias y actitudes que apoyan y nutren el cambio interior e individual, para el desarrollo de nuevas formas de entender y de vivir el trabajo.

Yo te propongo que hagas tuyas las siguientes ideas:

Soy la única responsable de generar mi propia motivación.

Reconozco y valoro mis puntos fuertes profesionales-laborales y decido  aportar lo mejor de mí.

Me responsabilizo de mejorar mis  condiciones de trabajo y me hago responsable para aumentar mi satisfacción.

Me abro a nuevas ideas que me inviten a tomar acción, a hacer cambios y a construir algo nuevo y mejor.

Renuncio a visiones pesimistas y victimistas que rebajan mi vitalidad y me hacen sentir cabreada e impotente

Me veo a mi misma como alguien  que mejora el ambiente laboral de mi entorno de trabajo, de forma silenciosa, humilde y poderosa.

Reconozco que junto a las visiones pesimistas de un sistema socio-económico que llega a su fin, también está en marcha un movimiento de  evolución y regeneración con nuevas oportunidades individuales y colectivas.

Desarrollo la visión de estar aportando allí donde estoy, un servicio o un producto que las personas valoran y agradecen.

Tomo  responsabilidad para ayudar en el proceso de cambio de mi empresa, o decidir  si es conveniente, apropiado y posible moverme a otro entorno laboral.

Reconozco que sea cual sea la situación en la que me encuentre, es el lugar perfecto para mi aprendizaje y evolución como persona.

Soy yo quien elige mi vida, quién decide si me quedo donde estoy o comienzo un proceso de cambio interior y exterior.

Estas ideas y actitudes, entre otras, de nuevas perspectivas, pienso que son muy apropiadas y necesarias en este momento de transformación.

Si te gustó, comparte.