QUÉ HACER CUANDO TIENES QUE VOLVER A EMPEZAR

                          DE CERO (resetear)

Muchas veces, por mucha ilusión y esfuerzo que pongas, las cosas no salen bien y, ya sea por una mala decisión o porque te empeñas en algo que no es más que un peso muerto, te toca abandonar el barco y empezar desde cero. Y ¿entonces qué?

Tu siguiente paso dependerá del tipo de situación en la que te encuentres en ese momento. ¿Con cuál de estas tres te identificas?:

 Te has quedado completamente bloquead@ y no sabes qué hacer

Nunca te habías parado a considerar otras alternativas, tu siempre a lo tuyo y tan content@ y ahora que te encuentras sin ello, no sabes qué hacer. Si este es tu caso te toca trabajo de introspección (que es lo que te ha traído aquí) volver a considerar qué quieres en la vida, qué te gusta hacer, qué se te da bien. Ese es el primer paso. No es fácil, así que cuanto antes empieces mejor.

cambios

 

  1. Estás desanimad@ y agotad@ pero al menos sabes qué quieres hacer a continuación.

En este caso, la cuestión es volver a ponerte en marcha sin que los miedos y dudas te saboteen. Recuperar las fuerzas (tomándote unas vacaciones si es necesario), recordar las lecciones aprendidas y manos a la obra de nuevo.

No es nada fácil y menos si eres  impaciente crónic@ como soy yo, que quiero resultados ya.

 

  1. Sabes lo que quieres pero te has quedado sin recursos, con una mano delante y otra detrás.

En este caso, si ya sabes lo que quieres y estás decidid@ a conseguirlo, ¿qué necesitas? Encontrar recursos, así que a ser creativ@ y a tener paciencia. A veces podrás pedir créditos o ayuda a conocidos, pero otras veces te tocará apretarte el cinturón. No es fácil, ya, si lo fuera todo el mundo sería multimillonario y haría lo que quisiera. Pero si esa es tu situación ese es el sacrificio.

La cuestión es, ¿de verdad quieres lo que dices que quieres? Si es así estarás dispuest@ a hacer lo que haga falta y serás consciente de que el sacrificio es sólo una parte del camino. Si no, te buscarás 50.000 excusas y sólo serás capaz de centrarte en el sacrificio, no en el proceso y en el resultado que quieres conseguir. Ahí ya depende de ti..

 

En cualquier caso, lo más importante es aceptar que lo hiciste lo mejor que pudiste según tus circunstancias; pero ahora toca volver a empezar…

 Toca resetear…..