Crisis de los 40, 45, 50…

La crisis no solo existen en la adolescencia, puede existir en muchas etapas de la vida, yo hoy voy a reflexionar sobre la crisis de la madurez, esa que llega pasando los 40 o los 50, según cada cual.

¿Y porqué llega esa crisis?, bueno, puede hasta que no te  llegue, que no la notes, pero yo te voy a contar cuales son sus síntomas.

Y voy a hablar de nosotras, las mujeres, por propia experiencia.

Woman examining complexionMaravillosa

Pasando de los 40 y en cualquier momento, puedes sentir la necesidad de reflexionar de hacia donde te diriges. En el aspecto físico, es el momento en que empiezas a sentir que ya no eres tan atractiva, que empiezas a pasar  desapercibida, que tienes menos vitalidad, aparecen las primeras arrugas y ya una detrás de otra…

Recuerdo la primera vez que note una linea (arruga) bajo mis ojos, me la frote con el dedo, parece que se borraba,¡había esperanza!, claro, que ya después, por mucho que frotes, sigue ahí y es tan egoista que se va rodeando de compañeras. Es inevitable.kilos

Ni que decir tiene esos kilos que cada vez cuesta mas trabajo perder, se ganan mas fácil, no hay quien los pierda.Tienes que empezar a vigilar a fondo tu alimentación, ya no hay tregua, y si la hay, los llevaras encima…

La temida presbicia, tu nuevo pacto con las gafas…

Y la celulitis… la piel deja de ser tan tersa, tan tirante.

Y en verdad no son sintomas para los que estemos preparadas, llegan  despacito y se van quedando casi sin darte cuenta, y un día descubres que es justo eso lo que tiene que suceder, es el lógico paso del tiempo,pero no estabas preparada.

Es en ese momento en que notas el comienzo de la decadencia de tu cuerpo, que  tienes que decidir si quieres vivirlo con angustia o mejor, seguir disfrutando de tu vida, vivir tranquila.

Depende mucho del tipo de personalidad de la persona (optimista o pesimista); su estado de salud física y emocional; la buena o mala relación que lleve con su pareja; ciertos acontecimientos o circunstancias (el fallecimiento de uno de los padres u otro ser querido),  el abandono del hogar por parte de los hijos o un revés profesional tan corriente en esta época que nos ha tocado vivir.

Todos estos factores influyen en la forma como la persona sobrellevará este período.

Las personas positivas, resilientes y seguras de sí mismas tienden a responder mejor ante esta etapa de la vida, pero no es ninguna garantía.

Son cambios  físicos y emocionales, que están vinculados a los cambios hormonales que ocurren en este período de la vida.

Acaba nuestro periodo fértil, cosa que en verdad, para muchas, puede ser hasta una bendicíón, despues de tantos años luchando para la anticoncecpción y las tediosas reglas. Pero como digo “acaba”, en el amplio sentido de la palabra.

Puedes luchar contra el tiempo e intentar  convertirte en una muñequita, cirugía, dietas, bótox, horas de gimnasio, etc. Si te sientes bien, perfecto, pero tenemos que tener mucho cuidado con los excesos y por lo que se, todo esto es bastante adictivo.crisis

Es momento de encontrar mas que nunca el equilibrio, es el momento de empezar a ser egoistas, “egoísta” no por perjudicar a los demás, sino por pensar en ti.

Dejar de estar volcada en los hijos, en la casa, en tu pareja, en tus padres, es el momento de empezar a pensar en ti, en el sentido de responsabilidad contigo misma.

Y es que esta crisis afecta a distintas áreas:

  • Al matrimonio. Este período de la vida puede ser una oportunidad para revitalizar el amor en la pareja o puede transformarse en una verdadera amenaza.  Si hay una persona en la pareja que no está satisfecha, esta etapa de la vida puede ser de gran peligro para la relación matrimonial.
  • La vida laboral. Querer cambiar de trabajo o querer  regresar a la escuela son aspectos que se dan durante esta crisis. Las personas optimistas tratan de hacer cambios laborales y entrar en algo que quizás antes no tuvieron la oportunidad de hacer, mientras que las pesimistas hacen un inventario de lo que no pudieron hacer, una actitud que puede llevarlas a la depresión, frustración y ansiedad.
  • La seguridad personal. Algunas personas asumen  riesgos o participan en actividades atrevidas que quizás no las hubieran hecho antes.

    El resultado de estas crisis puede ser, por tanto,  la separación de la pareja, el abandono del hogar familiar y hasta el intento de cambiar de profesión.

    Como si se quisiera  engañar al tiempo cambiando de vida. Puede aparecer esa sensación de querer beberte  el tiempo, esa sensación de que el tiempo pasa deprisa y hay que espabilar, que la juventud se escapa.

    Se experimenta ansiedad, pensando en todo lo que no se ha hecho y que se desea realizar.

    Si algo puede hacernos  entrar en crisis, es la consciencia de nuestra  propia mortalidad y esta crisis es algo que va a traernos posiblemente.

    Es positivo realizar una evaluación de nuestra vida y de los aspectos de ella que deseamos o necesitamos cambiar. Pero es muy importante ser honestas con nosotras mismas.

    Cosas que podemos hacer y que nos van a ayudar:

  • Enfocarnos en los aspectos positivos que la vida ha dejado hasta el momento. Seguro que hay muchos.
  • Mantener una actitud positiva con la vida, el futuro y valorar lo vivido, en lugar de querer recuperarlo.)nos ha costado conseguirlo: pareja, hijos, amigos, trabajo.
  • Cuida tu salud, haz algo de ejercicio (yoga, pilate),  suprime malas costumbres (tabaco, alcohol, etc.)
  • Toma conciencia de lo que está sucediendo y no trates de ignorar o suprimir los cambios.
  • Disfruta los logros que has podido conseguir y no te streses por lo que ha quedado pendiente.
  • Habla con tu pareja sobre cómo te estas sintiendo y escúchale, buscad entre ambos el balance que se necesita para scrisisparejaobrellevar la crisis.Si esto resulta difícil,  hay quizás que buscar ayuda profesional, no escondas la cabeza como el avestruz. Se toman decisiones de  separaciones y divorcios muy a la ligera, porque se proyecta el malestar en el otro, sin darnos cuenta que el malestar se debe a la crisis.
  • El aspecto físico. Abordar un cambio de imagen, la forma de vestir, puede renovarte el entusiasmo.
  • El entorno social. Dejar viejas amistades por personas con las que compartir  nuevos intereses.No hay pociones mágicas que nos ayuden a sobrevivir a esta crisis de forma gloriosa, no hay que desanimarse, lo importante es saber disfrutar de lo que se tiene y no llorar lo perdido.

    No se trata de una carrera contra la vejez.

¿Has pasado por la crisis de los 40? ¿Qué efecto ha tenido en tu vida? Me encantará saber cómo lo has vivido tu.

Y si te gustó, comparte.