VOLVER A EMPEZAR…

Volver a empezar es una de las cosas más difíciles que se le puede pedir a una persona.

Sin embargo , en algún momento de nuestras vidas, tod@s nos hemos visto obligados a hacerlo. Bien sea porque tenemos que enfrentar  la ausencia de alguien querido o nuevas situaciones laborales, nuevos retos de emprendimiento, etc… es importante aprender  a tomar el control de las circunstancias, para poder continuar con tu vida.

Volver a empezar no es fracasar, volver a empezar es concederte una nueva oportunidad, retomar los sueños, luchar por lo que se quiere, ser fiel a uno mismo y buscar la felicidad y en ocasiones, algo inevitable y de lo que no puedes huir.

La vida es experta en ponernos en situaciones,  donde no nos queda otra opción que empezar una vez más.

 No temas volver a empezar,  porque  cada día es una nueva oportunidad,  de conseguir algo mejor, teniendo más madurez y experiencia.

empezar

De buena fé se, que es muy  difícil verlo cuando estas  sumid@ en una  crisis, pero es así. Siempre algo mejor vendrá, y no es una frase hecha, es la realidad, porque cuando algo termina es por algún motivo.

Estoy atravesando ese momento de «recomenzar», es duro pero se puede. Aferrarse a los afectos, a los apegos,  no aislarse, no cerrar puertas son claves!

Cuando todo nos empuja a empezar de cero, nos llenamos de preguntas y de miedos, hasta lo más simple, se vuelve cuesta arriba. Todo se nos hace un mundo, hasta lo mas simple.

Cuando las cosas que creíamos tener bajo control,  se desmoronan,  lo primero que nos invade es el miedo, por eso es lógico. La sola idea de apostar nuevamente nos parece insostenible, imposible, no vemos salida.

Nada nos genera  más  impotencia, que tener que encarar el vacío de perder aquello que nos resultaba conocido.

No hablo de situaciones en las cuales volver a empezar es algo que sucede por inercia, estoy  hablando de momentos donde sentimos que se nos ha arrebatado todo lo que teníamos, se cayó nuestro castillo y en las que las opciones viables, no las vemos, desaparecen.

Entonces, ¿Qué hacemos?, ¿cómo volvemos al ruedo?

Se que no existe una solución infalible, ni fórmulas secretas para resolver estas situaciones. No existe el consejo que te sacará de una situación así, cada uno tendrá sus tiempos, pero lo que sí es importante es que comprendamos que frente a estas situaciones será nuestra capacidad de #resiliecia,  lo que nos logre sacar a flote. Nos referimos a esa capacidad de poder sobreponernos frente a la adversidad. Claro, que resulta rápido de leer, de decir,  pero llevarlo a la práctica requiere un esfuerzo mucho mayor por parte nuestra y aunque sepamos que no será simple, debemos tener siempre la certeza de que no es imposible.comenzar

A continuación me permito sugerirte algunos  consejos sobre cómo lograrlo, si como yo, te ves en un momento así:

1.- Vamos a salir  del “NO PUEDO”. Tenemos que  desaferrarnos de las creencias limitantes que nos paralizan, es volvernos completamente libres, para poder diseñar un camino diferente que nos permita empezar de nuevo.

2.-Controlar los miedos. Es imposible anular nuestros miedos, pero debemos intentar manejarlos,  antes de que ellos nos terminen por manejar a nosotros. Es necesario saber qué es lo que nos asusta, para poder enfrentarlos y superarlos. Esconder nuestros temores, no es más que demorar un problema, tarde o temprano van a salir a nuestro encuentro, exigiendo que nos ocupemos de ellos. Es un trabajo duro que no podemos obviar.

3.- Descubrir opciones. Si nos detenemos, si nos estancamos ante todos los obstáculos que represente un inicio, nunca vamos a poder superarlo. Sortear dificultades es el trabajo esencial de arrancar de cero. Dejar de enfocarnos en el problema  y visualizar las herramientas con las que contamos siempre es el empuje necesario para empezar a resolver esas situaciones.

4.- Planifica y enfoca  a largo plazo. Resulta bastante complicado poder abrir nuestra visión, cuando estamos frente a situaciones en las que no podemos ver más allá que el momento que estamos viviendo, pero es importante hacerlo, porque cuando logramos poner todo en perspectiva, no sólo se despliega nuestra creatividad, nuestro potencial, sino que valoramos mejor nuestras vivencias.

De todas las situaciones debemos obtener resultados, de todas las situaciones debemos aprender, concluir y entender porqué nos sucede.

Nunca  tendremos  la respuesta de por qué la vida, a veces, se pone tan  difícil, porqué nos enfrenta a estos retos. Lo que sí es fundamental, comprender es que está en nosotros la capacidad de volver a empezar. Paralizarnos frente al caos, siempre es la salida más fácil por eso depende de nosotros poder accionar, buscar, no detenernos, aunque nos cueste y aunque eso exija recorrer nuestros miedos.

 La única forma de empezar otra vez es alcanzar la constancia de querer de hacerlo.

 «Nada está perdido, si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido, y hay que volver a empezar». Julio Contázar.

 Y déjame que te diga algo: cuando descubres un día que eres capaz de “volver a empezar”, te conviertes en alguien  mas fuerte, te conviertes  en una persona mas grande, crecerás y descubrirás, que contigo “no hay quien pueda…”

Si te gustó, comparte mi artículo, puede que ayudes o inspires  a alguna persona a «volver a empezar». Gracias por leerme.